Los cursos de superación personal. ¡¡Cuidado!!

Es muy común ver gente que busque superarse personalmente, esa gente que compra libros, va a la iglesia, a pláticas, a cursos. Da gusto que haya gente que busque realizarse personalmente, y no buscar ambiciones que a veces lleguen a ser enfermizas (a ver si no me desconectan mi línea Prodigy por lo que acabo de decir). Pero así como se oye muy bonito y muy positivo, todo esto de la superación personal; hay que tener mucho cuidado a la hora de buscar (mas bien cuando te ofrezcan), porque uno podría caer en un completo lavado de cerebro. En México este fenómeno no está muy difundido en los medios (algún tímido reportaje en La Jornada o en el Reforma), y en el internet aunque si existe suficiente información para saber de que se trata, no son muchos los sitios que hablan de ello.

Y lo que mucha gente no sabe es que en México y en Chile, existen cursos de "superación personal", que utilizan coaching coercitivo (que a diferencia del coaching normal, incluye lavado de cerebro) para cambiar la vida (ilusoriamente) de los que entran a estos cursos, a cambio de millonarios ingresos.
Historia:
Aunque la historia se podría remontar a la XX Guerra Mundial, donde se diseñaron técnicas coercitivas con fines militares (ej, la silla caliente que consiste en sentar a una persona al centro, y que los demas que están en círculo le gritan todos sus defectos para quebrarlo emocionalmente). Pero la historia de estos cursos en sí se derivan de sectas como la cienciología, el método de control silva entre otros. Los primeros cursos con este formato fueron Leadership Dynamics, Insight, Landmark y Lifespring (todos en Estados Unidos). Personas como Werner Erhard, John Henley, y L. Ron Hubbard (el fundador de la cienciología), fueron los que empezaron a dar forma a estos cursos. Pero la historia en México, comienza con el argentino Gabriel Nossovitch, cuando decidió copiar la idea de Lifespring, y decide fundar en su país, Argentina Works, y la versión chilena Chile Works. Después de años de éxito en Argentina, una televisora graba con cámaras ocultas los cursos, y los transmite en la televisión. Nossovitch tuvo que huir de Argentina ante tales hechos, y funda Mexworks, con sede en México D.F. Guadalajara y Monterrey (que cerraría despues). Y gracias al éxito económico de estos cursos, han empezado a aparecer otros como Grupo México Humano.
Los cursos:
Pero, ¿cómo funcionan estos cursos?. Estos cursos tienen varios niveles (en Mexworks son Intro, EIP y Gap), funcionan con un estilo de esquema piramidal, parecido a las famosas ventas tipo Herbalife. Para entrar a este curso el participante tiene que ser enrolado por otro que está en el tercer nivel; y ya estando en el tercer nivel esta persona tiene que enrolar varias personas para poder continuar en el curso. De esta manera el curso no tiene que utilizar herramientas de publicidad. Todas las personas que integran el staff, son personas que colaboran gratuitamente.
La historia en un curso de estos empieza así: Todo empieza cuando un participante en el nivel GAP, le habla por teléfono a un conocido para enrolarlo. Puede incluso molestarlo a las 3 de la mañana, con tal de que entre al curso, le habla de todas las bondades de este, y de como le ha cambiado la vida (incluso con lágrimas), pero claro, sin contar las dinámicas de el curso (que es prohibido contarlo a la gente que no es parte de Méxworks); imaginemos que este candidatos se convence de que el curso es bueno. El enrolador le entrega una forma donde vienen todos los requisitos, y todo lo que debe saber para entrar al curso.

El curso se lleva a cabo en un salón de un hotel, o en un lugar rentado (nunca propiedad del curso). Al entrar al salón, el clima es frío, se observan dos rotafolios y el estrado en desnivel (para dar la percepción del poder del coach). El primer día se realizan actividades que llegan a parecer tontas, sin muchas emociones (pero que son claves en el proceso de "lavado de cerebro). Todos los participantes (mas de 100 generalmente), se reunen en grupos con un participante del staff como jefe. A partir del segundo día comienzan poco a poco las actividades con fines coercitivos. Antes de la hora de entrada se pone la música de odisea en el espacio, en la cual todos los participantes tienen que estar sentados antes de que esta termine. Los que llegan tarde, sufren los ataques del coach, es común que le grite -así como llegas tarde hoy, llegas tarde siempre en tu vida, y con esas acciones dañas y hieres a todos tus seres queridos. Y los gritos continúan hasta que el participante rompe en llanto. El objetivo, es que con juegos y dinámicas, los participantes sientan la necesidad de pertenecer al curso, y cambien las creencias que tenían por las nuevas que propone Mexworks. La filosofía de Mexworks, en realidad no tiene mucha profundidad, pero se basa en el "aquí y ahora" en no utilizar la razón, sino sacar todo lo que tiene uno adentro. También proponen una causalidad radical. Para Mexworks, si una persona te asaltó, tu lo generaste, y por lo tanto eres responsable de que te hayan cometido este crimen.

En estos cursos, se cambia intencionalmente la temperatura, se busca que la gente no se alimente mucho durante el transcurso del curso, y que duerma pocas horas; esto es clave, porque de esta forma el humano no tiene la capacidad de usar la razón como en un estado normal. Y es mas suceptible a la manipulación.

Al fin del primer curso, despues de "quebrar" a todos los participantes, los hacen sentir como triunfadores, porque se entregaron al curso y cambiaron sus creencias Y gracias a esto, las personas terminarán contentos con el curso y dispuestos a pagar el otro (si el primero cuesta $5000 pesos, el EIP el participante desembolsa $8000) .

El EIP, es parecido al primero, con la diferencia de que los métodos son mucho más fuertes y coercitivos. Además de ser menos los participantes. Las reglas son mucho más estrictas; cada participante tiene un "buddy", que es otro participante, que según Mexworks, por azares del destino, es igual a el. Entre ellos dos se deben cuidar y si uno abandona el curso, el otro debe abandonarlo también. Especialmente en este nivel es donde se han registrado más casos de personas que quedan con traumas mentales y necesitan ir al psicólogo. Existe un juego llamado el titanic, donde cada persona salva a los que creen que se han entregado al curso, y cuando una persona cree que no te has entregado, te dice que mueres; parece un juego sin chiste, pero con el nivel de coerción, llega a ser muy impactante para los participantes. En este nivel es donde se utiliza la técnica de la silla caliente, y además se utilizan otros "juegos", donde el participante que hacer una especie de actuación con su grupo (mostrando el cambio que ha logrado), por ejemplo a las personas prejuciosas, primero se visten de monjas, para luego convertirse en unas bailarinas de Striptease. Como en el primer nivel, después de todos los quiebres, al final el participante termina sintiéndose triunfador. Pero ya está tan enajenado que es imposible convencerlo de las verdaderas intenciones del curso. Toda su vida es Mexworks, habla siempre del curso y como lo ha cambiado.

En el último nivel, que a diferencia de los otros (que duran pocos días), este dura tres meses, y se trata de llevar lo aprendido a la vida, se realiza una carta compromiso donde, el participante se pone sus metas. Pero para Mexworks, hay una más importante que todas las demás, y es que deben de enrolar personas para poder seguir en el curso. Con el nivel de coerción enrolar es lo importante en la vida, y cualquier conocido o vecino, es un cliente prospecto, a ser molestado durante mucho tiempo para que entre al curso.

Se hacen 3 reuniones durante este proceso, sobre todo para mostrar los avances en los enrolados. También se hacen grupos con un staff. Estos grupos deben de encargarse de que todos enrolen. No importa estar despiertos en la madrugada para lograrlo. Si uno ya enrolo tiene que presionar a los de su grupo hasta que enrolen, y si todo su grupo ya enroló, entonces se busca que todo el grupo grande enrole, hasta que todos estén completos. Después de las reuniones, se realiza una última en un “lugar secreto”, para terminar con el curso. El coach que fue odiado durante el curso por los ataques personales, termina siendo admirado entre los participantes (algo parecido a lo que pasa con el Síndrome de Estocolmo)

Aunque aquí termina todo a los participantes se les invita a ser staff, ante lo cual no se atreven a decir un no, porque se utilizarán técnicas coercitivas para convencerlos de que participen.

Recuento de los daños:
Uno de los fenómenos que se observa entre los participantes de los cursos y las personas que buscan hacerlas razonar, es la “polarización” puesto que los participantes creen que el curso es lo mejor que les ha pasado porque los ha cambiado, y la gente de fuera muchas veces se asusta ante el cambio radical que ve en estas personas.

También en los cursos llegan a existir muchos divorcios, y algunas veces llegan a darse matrimonios entre integrantes del curso, que al regresar a la realidad, terminan fracasando. También muchas veces se observan depresiones, y bajas emocionales, cuando la gente al haber salido, se da cuenta de la realidad, y empieza a desaparecer el efecto “todo lo puedo en la vida”.
Aunque si existen casos de gente que obtuvieron beneficios reales con el curso, la mayoría vuelve a su estado normal, y algunos llegan a sufrir crisis, traumas, o llegan a entrar a otros cursos similares, ante la necesidad de una figura paterna (Mexworks), que los esté coacheando.

Comentarios Finales:
A pesar de llevar varios años, las autoridades no han hecho nada en contra de estos cursos, y las denuncias se han limitado a periodicazos, y comentarios entre la gente. Estos cursos pueden ser dañiños, y se debería de tomar acción dura contra estos, que incluso muchos analistas los engloban en la categoría de secta.

Muchos psicólogos recomiendan no intentar debatir o convencer al cursante, puesto que se cerrará ante toda crítica; aunque si es importante hacerle mostrar la postura que tiene uno acerca de esos cursos, y estar atentos a ellos. Como conclusión, cabe decir que a la hora de ser invitado a un curso se debe de dudar cuando se presentan las siguientes situaciones.
  1. La persona es muy insistente a la hora de convencer.
  2. Es reacia a platicar acerca de los métodos, o el curso no explica los métodos que se utilizan.
  3. Se nota en la persona un cambio aunque fuere positivo, muy radical o extraño. O parece que la persona no es la misma que antes.

Fuente: http://alvarolsite.blogspot.com/